Los Miembros del G.P.T.C.

 

Dentro del Gran Priorato Templario de Chile, existe una estructura jerárquica, la que brinda organización a las misiones acordadas por los miembros del Priorato, todo hermano debe respetar esta estructura jerárquica, la cual se compone de los escalafones de:


Rama Activa
Rama de Oficio u Honorífica

 

La Rama Activa:

 

Son aquellos Hermanos que participan en las actividades del Priorato, con un compromiso formal y vocacional, cumpliendo los votos de obediencia, humildad y lealtad a los Principios de la Orden, debiendo comprometerse con la reglamentación vigente, votar en las elecciones que le competan y responsabilizarse tanto en los bienes materiales, los preceptos espirituales y el desarrollo social que pretenda la Institución.


Está constituida por los Caballeros Templarios, los Escuderos y los Capellanes de la Iglesia del Temple, quienes emiten voto y pronuncian el juramento que le indica la autoridad del priorato que le invista.


Rama de Oficio u Honorífica:


Son aquellos Hermanos asociados al Priorato, no activos, por ende no se les exige juramento ni reciben la investidura de quienes hacen la carrera Activa. Entran en este grupo aquellas personas que quieren servir al Priorato sin realizar los votos (Obediencia, Humildad y Lealtad a los Principios). Con sus labores ayudan al Gran Priorato Templario de Chile, permanentemente, con las actividades propias de su quehacer, deben observar sus acciones de acuerdo a los reglamentos internos del Priorato y contribuir anualmente a la Orden, según corresponda en el lugar donde se desempeñen. Todos los Hermanos de la Rama de Oficio, luego de un tiempo de servicio al Priorato, pueden ser miembros de la Rama Activa, distinción concedida en reconocimiento de sus meritos y acciones, de acuerdo a lo previsto en los reglamentos internos del Gran Priorato Templario de Chile.
La Rama de Oficio u Honorífica, está constituida por Caballeros Templarios de oficio, Escuderos de oficio y Pajes.

 

De los deberes de los miembros:

 

Los miembros de la Rama Activa, en virtud del juramento que pronuncian, se obligan a atender a la perfección la vida cristiana, los deberes que le soliciten su Estado y el espíritu de la Orden. Asimismo, deberán cancelar adecuadamente las cuotas que se fijen anualmente, y mantenerse presto a las necesidades que la Orden o la Iglesia, a través del Gran Prior de Chile, le soliciten.


Los miembros de la Rama de Oficio, ayudaran al Priorato, de acuerdo a sus posibilidades y como lo estimen conveniente. A excepción del Paje, quien deberá observar los principios de la Caballería Cristiana, señalados en el Código Templario.